Friday, November 28, 2014

Isla De Flores


Y Tabaré Cardozo no dejaba de explicarse cómo Xantú (con los ojos vidriosos como el viento de los paisajes nevados que le habían hablado y que nunca vio), y eternamente sentado en la rambla del Puertito Del Buceo había seguido tantas décadas con su vista clavada, furiosamente clavada en ese faro intermitente, cercano, presente y tan desconocido como el de la Isla De Flores.


A sus espaldas estaba el viejo cementerio, el mismo que tantas veces se negó a aceptarlo, el mismo cementerio que desdeñó su presencia y que lo estaba sumergiendo en esta pesadilla de vivir casi por siempre, soñando con las costas verdes de Nyange, con las amores verdes de Fatma y con todas las lágrimas que dejó en la larga travesía, lágrimas que de tan afligidas tomaron toda la sal del océano convirtiéndolo en este mar dulce y marrón que no deja de inquietarlo.

Xantú bien sabía que uno no se muere en la víspera..... Pero... ¿porque la muerte no viene, cortante, limpia, segura y de una vez, a concluir todo este sufrimiento?

La voz de El Canario Luna venía bajando despacito a cuestas de la murga Agarrate Catalina por el adoquinado del Bulevar 26 De Marzo, mezclándose con el aire tibio de la tarde para azuzar aún más la curiosidad de Tabaré....

Entonces él vuelve a la carga con la fatal y persistente pregunta...

(Oh, Oh, Oh, no puede... no puede conseguir que le responda....)

Ni una sola respuesta recibió el fundamental interrogante ….

La lengua de Xantú se negaba a moverse, pero sus pensamientos seguían cruzando los doce kilómetros sobre ese mar dulce y cobrizo, volando hasta encontrar aquel faro que conocía tan bien, especialmente por haberle dado albergue después del naufragio.... para luego seguir su camino... ¿Hasta donde?

"¿Cuénteme otra vez Xantú, es cierto que usted fue el que salvó aquel primer bandoneón, para después de acunarlo... y en un acto de valentía entregárselo mansamente al Pardo Sebastián cuando perdió aquella antológica partida de truco.... Y para que el Pardo lo hiciera suyo... tan suyo como la vida que le estaba dando?"

Xantú ya se había olvidado de hablar la lengua de los diablos blancos que lo habían traído hace dos siglos desde las cetrinas costas de Zanzíbar, cuando lo arrebataron de los brazos de Fatma y al que solo le dejaron llevar, (y tan solo para aumentar su sufrimiento) su querido tangó-tangó, para que sus parches le hicieran más pesada su desdicha.....

También Xantú recordaba muy bien aquel momento en la galera alemana que lo transportaba a través de los mares, cuando una noche Hanke, bajando al mismo infierno, se quedó a su lado con ese extraño instrumento, que hablando con la voz de los vientos del Magreb se puso a conversar con su dolido candombe..... Su alma reconoció en el belcebú blanco a su hermano, su doliente hermano que balbuceaba esos mismos sueños, con voz sentida de recuerdos blandos y borrosos....


Pero exactamente como el dios Makemba lo había dispuesto, el galeón encallaba inexorablemente en el temido Banco Inglés, esa tierra acurrucada, parca y traicionera que se había negado a salir a flote y que había preferido quedarse acorralada, inmóvil a la espera de almas en pena y sin esperanzas (como la de ellos) que iban en camino por esas tierras desconocidas…

Por culpa del naufragio, Hanke sólo atinó a morirse con las manos en alto, bien en alto, como queriendo agarrar el cielo, pero tan en alto como para salvar ese primer bandoneón, y con los ojos suplicando a Xantú que no escapara al sino de cobijarlo en sus brazos y no abandonarlo en las aguas turbias, tan turbias y marrones como el infierno mismo... (a esta altura Xantú sabía que el infierno ya no era de color rojo)....

Y así fue que sus manos negras tomaron ese artefacto, del cual lo último que recuerda fueron sus dos letras de plata, sí, dos letras que nunca comprendió.... "AA", dos triángulos que le herían el alma, como dos flechas que le cortaban el corazón en dos.... Y Hanke... que ya no estaba para hacerlo hablar de nuevo y que conversara con su tangó-tangó... ¿así lo habrían dispuesto las deidades?

Y Tabaré intuyó que lo demás es historia.... la de aquel bandoneón que empezó a sonar por todo el Barrio Sur desde las sutiles manos de El Pardo Sebastián, primero en las murgas simples que desafiaban la impertérrita autoridad del párroco, para luego jugarse a falta y resto en las elegancias no deseadas de los habitantes del otro lado del agua, los que vivían en esa urbe tan distinta y donde se hablaba tan diversamente parecido... para dejarnos acá, solos en el Barrio Sur.

Xantú presintió su tiempo, y supo que esta era la última vez que sus recuerdos volarían hasta aquel faro, que era la última vez que surcarían esos doce fatídicos kilómetros... ya presagiaba el abrazo sentido con Fatma, la princesa que le había hablado de las tierras de Antarktis, blancas y nevadas, frías y vidriosas como sus ojos....

Y la Isla De Flores se lo llevó...


Y el bandoneón se quedó para siempre en el Río De La Plata, en ese infierno marrón para no dejar de sentir y de llorar...  como Xantú.


© Luigi Seta




Isla De Flores - Tango 1927
Musica Arturo César Senez
Letra Román Machado
Orquesta Matos Rodriguez

Notas Del Autor:

El Pardo Sebastián:  Muchas conjeturas se han escuchado acerca del primer bandoneonista que existió, lo que sí es seguro es que para 1870 ya sonaban varios bandoneones, en los burdeles y casas non-sanctas de los suburbios rioplatenses, dando origen a la primera generación de bandoneonistas, encabezada por el legendario Sebastián Ramos Mejía, hijo de esclavos (quien estuvo al servicio de los terratenientes Ramos Mejía) recordado como El Pardo Sebastián. (¿Quizás él fue el que le ganó la legendaria partida a Xantú?).

Tangó-tangó: Pequeño instrumento tamboril de percusión, algunas veces doble, que se coloca entre las rodillas, que fue y es muy popular entre la comunidad afro-uruguaya, especialmente en el Barrio Sur de Montevideo.

Bandoneón:  Nada se sabe con certeza sobre la entrada del bandoneón en el tango. En lo único que coinciden todas las conjeturas, teorías y supuestos, es en que fue un marinero alemán, quien desembarcó en el Río De La Plata con su instrumento a cuestas, tomándoselo prestado a las procesiones religiosas. (¿Habrá sido Hanke el que dio su vida por el?).

Marca “AA”: En 1840, el primitivo aerófono, invento del alemán Carl Friedrich Uhlig, fue motivo de interés para el profesor Heinrich Band, que modificó notablemente el instrumento original y comenzó a fabricarlo para su comercialización.

Del apellido Band, y de Band-Union la firma que se encargó de esta primera comercialización, proviene el nombre "bandoneón" y los otros sustantivos que lo definen son: "bandonio", "bandonión", "bandoleón", "bandolión" y "bandola", nombres con afecto que le daban muchos de sus cultores desde entonces y hasta el presente.


La época de oro en la construcción de bandoneones arranca en 1864, cuando Alfred Arnold, también de Sajonia, encara la producción de los mejores instrumentos que se hayan conocido. Llevaban como marca las iniciales del fabricante "A.A".

Hacia 1911, la fábrica lleva en su nombre ya el bandoneón "Alfred Arnold Bandonion, Konzertin und Piano Accordion Spezial Fabrik". Y desde principios del siglo XX, la Argentina y Uruguay se convierten en los principales consumidores, a través de la firma importadora Emilio Pitzer y la famosa casa "Mariani", de la calle Paraná, en Buenos Aires.

Murga: La murga, originaria de Montevideo, es por un lado un género coral-teatral-musical y por otro, la denominación que se le da a los conjuntos que lo practican. En Uruguay suele ser interpretada en Carnaval por un coro de entre 13 y 17 personas con el acompañamiento musical de bombo, platillos y redoblante.

Agarrate Catalina es una murga uruguaya fundada en el año 2001. En el año 2003 hacen su debut en el Carnaval mayor, y desde entonces obtienen el primer lugar del concurso oficial en los años 2005, 2006, 2008 y 2011.

Su director responsable es Yamandú Cardozo, y los textos son realizados por él mismo junto a su hermano Tabaré Cardozo y a Carlos Tanco. Por varios años la dirección escénica y los arreglos corales estuvieron a cargo de Martín Duarte. Actualmente esa tarea la desempeña Tabaré Cardozo.



Murga Agarrate Catalina
El Novio De Mi Nieta